CANIRAC lamenta cierre de empresas colimenses ante circunstancias principalmente económicas y de inseguridad

  • Todos los sectores económicos actualmente sufren de falta de circulante en la entidad, incluyendo por supuesto al gastronómico
  • “Tratamos de sobrevivir y mantener las fuentes de trabajo, esperanzados de que noviembre y diciembre sean mejores”, apuntó su líder

Luego de que uno de los comercios gastronómicos emblemáticos de Colima, como lo son Tacos Oscar El Gordo, diera a conocer el cierre del negocio debido a complicaciones financieras derivado de la pandemia y de lo que el propietario considero -corrupción al interior del gobierno- e inseguridad, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC), Felipe Santana Linares lamentó que este  tipo de situaciones en el ámbito empresarial y más gastronómico se estén presentando en la entidad.

“Después del comunicado que anunció Óscar, 33 años de servicio, su cierre se debió a una serie de consecuencias, (…) y si, son muchos negocios los que están en una balanza, siendo evidente en los puntos pico de la pandemia se perdieron más de 300 negocios, casi 2 mil empleos perdidos, los cuales se han venido recuperando, pero es consecuencia de un montón de situaciones y obviamente, en este caso ‘Tacos El Gordo’ ya no aguantó la carga económica y el cansancio que provoca el estar siempre enfrentando proveedores, renta, gastos y más gastos, llega el momento que te desmotiva”, indicó.

Precisó que es lamentable, pues “siempre he dicho que los restauranteros somos buenos para innovar, cambiar y para tropicalizarnos”.

Creo que la situación, tal cual la señala Óscar, es una situación generalizada, chicos, muy chicos, medianos, “todos traemos problemas de cartera vencida, adeudos a proveedores, todos debemos algo de renta, algo de servicios, debemos licencias municipales”, indicó.

Es un gran reto, ponderó Felipe Santana, “no nada más económico, es un reto de esfuerzo, un reto físico el que tenemos que desarrollar todos los restauranteros, aunque no dudo que también pase en otros sectores y es un reto porque estamos esperanzados de que estos dos últimos meses del año que son noviembre y diciembre”.

Tenemos -subrayó- la expectativa y esperanza de que desde mediados de noviembre y hasta que concluya diciembre “nos vaya muy bien y podamos sacar adelante nuestros compromisos económicos, pagarles a los colaboradores como son los aguinaldos y sus demás prestaciones que se las merecen por todo este tiempo que se la han estado ‘rajando y rifando’ con nosotros los restauranteros.

Pero, dijo, si habrá quien “doble las manos, como es el caso de este negocio de taquería y que es la situación de muchos restaurantes, (…) la situación no es fácil y esperamos que las condiciones mejoren con la esperanza del nuevo gobierno y una mejor forma de sacar adelante los compromisos y administrarse y que sea un motivante para volver a agarrar fuerzas y mantener los empleos y las fuentes de trabajo que hacen que la economía local siga funcionando”.

Reiteró que la falta de circulante en la entidad, por la situación financiera del gobierno del estado y la inseguridad, son generalidades que todos los sectores económicos están sufriendo, incluyendo, por supuesto, a los restauranteros.

“Ha sido evidente que la situación de impago a los trabajadores, ha impactado de manera negativa a la industria gastronómica, al no ser una necesidad esencial”, por lo que reiteró, espera que esta economía crezca, se restablezca, porque definitivamente la economía de los burócratas si impacta en la economía local.

A %d blogueros les gusta esto: