‘Balde de agua fría’ el cambio de semáforo epidemiológico para los hoteleros de Colima

Al calificar como un ‘balde de agua fría’ el cambio de riesgo sanitario en el semáforo epidemiológico de Colima, al pasar de verde a amarillo, el presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles de Colima, Héctor Felipe Luna Cortés, aseveró que el hospedaje en la entidad bajará de 130 mil turistas a 75 mil, lo que significa disminución también en los ingresos a un sector ‘duramente’ golpeado por cuestiones de la pandemia.

Resaltó que este cambio de riesgo epidemiológico y el incremento de casos en la entidad, han provocado que el sector hotelero del estado baje del 75 al 50 por ciento del porcentaje de ocupación, lo que significa que, de esperar hasta 130 mil turistas en esta temporada vacacional, solo se puedan hospedar 75 mil personas.

“Para nosotros definitivamente es un balde de agua fría, pero tenemos que acatar las normas que nos está dando la autoridad, nadie puede negar que la situación se está saliendo de control, son demasiados contagios a nivel estatal en muy poco tiempo”, reconoció.

Apuntó que este incremento de contagios depende de la ciudadanía “en esto nada tiene que ver la autoridad, creo que la ciudadanía es la que ha dejado de cumplir con las normas que se estaban estableciendo, habrá qué hacer lo necesario para poder retornar a una tranquilidad nuevamente”.

Además, reiteró esta baja en la capacidad de hospedaje en los diferentes hoteles de la entidad, es una desaceleración muy pronunciada, “es algo que nos afecta, pero también, no vamos a negar, es algo que da desde la ciudadanía, es algo que tenemos que acatar, en definitiva, habrá que cuidar la salud, en algún momento lo hicimos y estoy seguro que volveremos hacer”.

Aseguró que a pesar de que el periodo vacacional lleva desde finales del mes de junio, “no han sido los mejores días, no ha sido el mejor año, hubo repercusión en este cambio de semáforo, nos por los cambios de semáforo, sino que realmente la ola de contagios ha sido a nivel nacional y ha frenado mucho las reservaciones, sin embargo, respecto a lo que nosotros teníamos proyectado estaremos cerrados entre un 60 y 70 por ciento de lo que teníamos proyectado”.

Esta repercusión, aseveró, se ha dado en todos los hoteles de la entidad, no solo en destinos playeros.

Consideró que también lo que ha afectado a la entidad en materia turística son los altos índices de inseguridad y que se considere, al principal destino turístico, Manzanillo, como uno de los lugares más violentos de México.

Afecta -dijo- no solo Manzanillo, sino la ciudad de Colima, la ciudad de Tecomán, “creemos que  a nivel estado hay un serio problema de seguridad, es algo que nadie podemos negar, no se especifica o atañe a un solo municipio, sino que es un  estado demasiado pequeño como para tener estos grandes problemas de seguridad, y que creo que lejos de ser un solo municipio el problema de inseguridad está arraigadas en todo el estado de Colima, definitivamente nos afecta en la medida que podamos ofrecer seguridad a nuestros visitantes, creo será un destino con mayor atractivo, sin embargo si no lo podemos hacer viene afectar”, reiteró.

Lamentó que este periodo vacacional había sido visto, por los prestadores de servicios turísticos como una ‘luz en el camino’, una forma de recuperar la situación precaria que económicamente se pasa en este sector, pero la ciudadanía demostró que no está preparada para hacer bien las cosas.

“En definitiva las autoridades nos podrán poner rojo, azul, amarillo, el color que tú quieras, sin embargo, de quien depende de hacer esta situación, es directamente de la población civil, quienes demostramos que no somos capaces de hacerlo”, reiteró.

Ya tuvimos, una primera, segunda y vamos por la tercera ola de contagios, “y no es fácil y más cuando se pierden familiares por esta enfermedad, la situación se complica y no lo vemos”.

Además, consideró de suma importancia que la población acuda a vacunarse, porque en la medida que avanzamos en esta vacunación, pues podremos ir generando mayores anticuerpos y aun así no estamos exentos, pero este será un gran paso.

Mencionó que “en un estado como Colima con la cantidad de habitantes que tenemos debería ser más fácil, y está siendo contraproducente tenemos cerca de 750 mil habitantes y no es posible que gran parte de esta población no se esté vacunando,  hay mucha desinformación, hay muchas situaciones, como sector turístico estamos trabajando en un pasaporte el cuál todos los trabajadores que se dedican a la industria turística deberán estar vacunados por responsabilidad a nuestros clientes y por responsabilidad de nuestros colaboradores”, concluyó.

A %d blogueros les gusta esto: