Quince trabajadores de la Universidad de Colima han sido despedidos por acoso sexual: Rector

Como parte del protocolo de atención a la violencia de género en la Universidad de Colima, el rector José Eduardo Hernández Nava, dio a conocer que desde 2017 a la fecha han sido suspendido tres estudiantes, catorce académicos y un trabajador, todos ellos acusados de acoso sexual.

Resaltó que desde el 2017 se han presentado un total de 53 quejas por acoso sexual, de las cuales siete fueron en el 2017, once en el 2018, 22 quejas en el 2019 y en lo que va del 2020 se han presentado trece quejas.

Este protocolo -señaló el rector- viene funcionando desde el 2017, “en diciembre lo fortalecimos con un grupo de expertos en diferentes áreas, entonces el protocolo está para que hagan uso de él alumnos, trabajadores, maestros, pero principalmente proteger a la razón de ser de la universidad como son los alumnos”.

Mencionó que al separarlo por rubros, en lo que corresponde a estudiantes, del 2017 a 2020 fueron apercibidos o amonestados tres y tres más fueron suspendidos. En académicos del 2017 al 2020, fueron apercibidos trece, no se registró ninguna suspensión, mientras que se realizaron catorce recisiones de contrato y en cuanto a trabajadores fueron apercibidos ocho, no hubo suspendidos, y se le rescindió el contrato a un trabajador.

Aseguró que desde la página de la propia Universidad de Colima puede hacerse la denuncia de manera electrónica, “insisto principalmente para protección para la comunidad universitaria”.

Indicó que en diciembre de 2019 este protocolo se fortalece “porque vimos la necesidad de acuerdo a lo que estaba requiriendo la sociedad, de acuerdo a lo que estaba requiriendo la comunidad universitaria, se fortalece con un grupo de expertos en diversas áreas, quedamos muy satisfechos con ese nuevo protocolo, donde queda todavía más claro la manera en que podrían hacerse las denuncias”.

El rector explicó que “con este grupo multidisciplinario, hay una forma más completa de hacer el análisis de las denuncias, no queda a criterio de una sola personas, sino de un grupo de expertos de diferentes áreas, del Centro de Estudios de Género, de diversas facultades que tiene experiencia en cuestiones de derechos humanos y de género, entonces se hace el análisis de las denuncias y en todo caso lo ha escuchado, se procede y se aplica la normativa que tenemos nosotros”.

Resaltó que de acuerdo al protocolo, “cuando la víctima necesita apoyo psicológico lo mandamos con expertos, esa es una situación muy importante que se está considerando, le llaman contención, entonces se canaliza con un grupo psicólogos que tenemos en el CEDEFU, y tenemos también del mismo grupo de expertos que pertenecen a centros de investigación y a diferentes dependencias”.

A %d blogueros les gusta esto: