6 Flares 6 Flares ×

Punto (.) Rojo

• Los Alcances de la Alianza Chucho – Nabor
• Este Día, Claro que sí Mando mis Postdatas

J. Baldomero Díaz GaytánManzanillo

La candidatura del Partido Revolucionario Institucional al Gobierno del Estado en el 2015 se va a definir por un referente clave: Va a ganar la nominación el aspirante que tenga la capacidad de sumar a su proyecto a la mayoría de los liderazgos políticos que convergen en las filas de ese partido.

Vaya, dicho en lenguaje llano: Será el candidato, el que tenga el mayor número de canicas.
Y en este sentido, la semana pasada se confirmó la alianza política que han sellado el diputado federal Nabor Ochoa López y el director de la Administración Portuaria Integral de Manzanillo, Jesús Orozco Alfaro.

Y es que, con la abdicación de Chucho a buscar la candidatura del PRI, nadie tiene dudas en torno a que Orozco le inyectará una buena dosis de fortalezas al proyecto de Ochoa.
¿Cuál es el peso de Orozco Alfaro en la política colimense? Vamos analizando su biografía: Fue presidente municipal de Colima, fue diputado federal, fue Senador de la República, fue Secretario General de Gobierno, fue Secretario de Administración y Finanzas. Y lo más importante, fue el principal ideólogo y el patriarca del grupo político que llevó a Mario Anguiano primero a la candidatura del tricolor y después al Gobierno del Estado en el año 2009.
Orozco se ha movido en las grandes ligas de la política nacional: Por ejemplo, fue presidente de la Comisión de Comunicaciones del Senado de la República y ahí tuvo comunicación directa, y fomentó lazos de amistad con el tándem de los hombres más poderoso de este país: Carlos Slim Helú, Ricardo Salinas Pliego y Emilio Azcárraga Jean, dueños de Telmex, de Televisión Azteca y de Televisa, los tres, tuvieron diálogo directo con Orozco en los tiempos en que éste despachó en la Cámara Alta del Congreso de la Unión.
Pero no es todo: En los pocos meses que tiene al frente de la Administración Portuaria Integral de Manzanillo, Orozco Alfaro ha logrado tejer vínculos y sellar alianzas de productividad con muchos de los empresarios más importantes de la poderosa comunidad portuaria.
Hoy, para nadie es un secreto que el director de la API le ha dado un giro a la funcionalidad de la dependencia. Hoy, a diferencia de lo que sucedió en el pasado de corto plazo, la API y los navieros, los aduanales y los sindicatos de trabajadores portuarios, todos, están caminando en un mismo sentido. O lo que es lo mismo, la API tomó las riendas del liderazgo de la hasta hace poco dispersa comunidad portuaria.
Por eso, en el momento de los balances, es necesario hacer un resumen… ¿Qué le aporta Jesús Orozco Alfaro al proyecto de Nabor Ochoa?
1.- Prestigio: Pese a las críticas de los adversarios políticos, Orozco Alfaro es un hombre con sólido prestigio en el mundo de la política. Pocos como él tienen su biografía. Y pocos como él acreditan resultados en la gestión pública. Tomó a Manzanillo en el lugar seis del ranking de los mejores puertos del continente. Y en unos meses ya lo colocó en el cuarto lugar, según la Organización para el Comercio y el Desarrollo Económico.
2.- Talento: Pocos como Orozco Alfaro conocen el mapa de los movimientos de los diferentes grupos que convergen en el interior del PRI. Chucho trae en su genética el ADN del PRI y en consecuencia, pocos como él tienen la capacidad de diagnosticar la forma en que operan las células priístas. Y eso se llama talento político.
3.- El Grupo: Pero además, Jesús Orozco Alfaro sigue siendo el más encumbrado de los Anguianistas. Guste o no, trae puesto el traje de líder moral en el grupo cercano del gobernador Mario Anguiano. Y es que, aún están frescas aquéllas declaraciones del mandatario, en donde comentó que “prefiero dejar de ser gobernador antes de perder la amistad con Jesús Orozco”.
Por lo tanto, en el grupo de poder hay muchos que están plenamente identificados con el actual director de API. Y esos que están identificados con Chucho, jugarán en el proyecto de Ochoa López.
4.- El Poder: Pero lo más importante…. Orozco Alfaro es un hombre de poder y parte de la nomenclatura del poder. Como director de la Administración Portuaria Integral de Manzanillo tiene la oportunidad de crear vínculos sociales, afectivos y políticos con los hombres más poderosos del estado. Y esos vínculos, en automático, nos llevan a la firma de alianzas políticas.
Pero…. Más allá de todo el cúmulo de intereses, en la práctica queda demostrado que más que aliados, Nabor Ochoa y Jesús Orozco Alfaro son amigos. Los dos han tomado la decisión de ir juntos en un proyecto político. Chucho ya envió el claro mensaje de que en el 2015 la va a jugar, con todo, con su amigo Nabor.
Y los tándem exitosos se fundamentan en la amistad, por encima de los intereses políticos. Y la asunción al poder de la dupla de amigos conformada por Mario Anguiano y Jesús Orozco es el mejor ejemplo de ello.
Por eso que nadie se haga bolas. La alianza Chucho – Nabor es de alto impacto. Y los efectos de esa alianza los vamos a ver más pronto de lo que canta un gallo. Y si no, al tiempo.

MIS POSTDATAS DE ESTE DIA

P. D. 1.- En la mesa e ponencias sobre la Reforma Política celebrada en Manzanillo, el regidor Sergio Sánchez Ochoa puso el dedo en la llaga, cuando expuso que “la gente clama por que se reduzca el número de diputados en el Congreso y de regidores en los Cabildos”. Bien por Sánchez, eso queremos la inmensa mayoría de los habitantes de Colima.
P. D. 2.- Por ejemplo, en el Ayuntamiento de Manzanillo, he ido 30 veces al salón de regidores y nunca he visto a la regidora María Luisa Cisneros en su cubículo. Y es que, el argumento que dan sus asistentes es que “la señora sólo viene a las sesiones de Cabildo, el que atiende es su hijo Ricardo”.
¡Cáramba!  Sin comentarios.

Y ni una línea más.