Prohibición de Fulles Atropellaría a México

El día que México prohibió la circulación de camiones doblemente articulados (fulles), los transportistas tuvieron que modificar sus unidades, consumir más diésel y modificar toda su operación para transportar las mercancíasa los centros de distribución, y aunque los cambios se realizaron conforme a la ley, los insumos no llegaron a tiempo.

Los puertos se saturaron y los proveedores de combustibles tampoco pudieron cubrir todas las estaciones de servicio, las carreteras fueron bloqueadas y hubo desabasto, la mitad del país se paralizó.

Lo anterior es un escenario hipotético y sólo sería la “punta del iceberg” si se aprueba la iniciativa que se cocina en el Senado de la República para dejar a los fulles fuera de circulación, lo que impactaría en el bolsillo de los mexicanos, cambiaría la logística del autotransporte, exigiría condiciones difíciles de enfrentar y se elevaría la inseguridad vial carretera.

“Se tomaría una decisión sin considerar la evolución del marco jurídico, el verdadero impacto en los siniestros o al ambiente, habría escasez, y el impacto económico no sólo sería para nosotros, también lo pagarían los consumidores finales”, opina Uriel Joffre, Director General de Grupo Transportes.

Aunque las consecuencias de la iniciativa que pretende desplazar al transporte de carga doblemente articulado, remolques o semirremolques que excedan un peso bruto de 38.5 toneladas, propuesta en octubre de 2018 por el Morena, se inclinan al daño económico, existen otras afectaciones imprescindibles.

Fuente: T21

A %d blogueros les gusta esto: