Las Columnas | La Panga

LAS ALIANZAS CON MORENA Y LOS CANDIDATOS SERÁN REVISADOS CON LUPA.

Mayahuel Hurtado Ortiz

El partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) ha dejado constancia de que no está exento de cometer errores, no está ajeno a que algunos de sus integrantes sean señalados por la presunción de algunos delitos y que al igual que otros institutos políticos tiene gente valiosa, honrada, trabajadora y comprometida dentro del partido, pero también lo indeseable, me refiero amable lector lectora a los negritos en el arroz; no hay que perder de vista que Morena ha dejado constancia de que cuando alguien estorba a los intereses de dicho instituto político, se utiliza todo el poder para exponerlo y quitarlo del camino.
Pero hagamos un pequeño recuento y es que los primeros escándalos surgieron en las primeras horas de haber levantado la guirnalda Andrés Manuel López Obrador, cómo olvidar la escandalosa presentación de Alejandra del Carmen León Gastelúm quien fue conocida a través de millones de reproducciones de un video donde celebraba con Champagne la aplanadora electoral y los triunfos de AMLO. Sus excesos fueron castigados de inmediato y el 7 de septiembre el partido Morena le suspendió sus derechos políticos durante un año.
Vamos retomando lo que el periódico Expansión Política en su versión online la periodista y analista política Lourdes Mendoza publicó hace unos meses, para ser más específicos el pasado 03 de julio de 2020, que la ex presidenta del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se veía envuelta entre escándalos y acusaciones que incluso al día de hoy la tienen en el ojo del Huracán.
“La racha de las últimas dos semanas ha tenido al gobierno federal de cabeza y es que no es para menos. Primero, la curva de la pandemia nomás no se aplana; segundo, la economía no pinta nada bien –hasta el FMI nos lo manda a decir–, y tercero, ¡la violencia a tope! Donde el atentado contra el secretario Harfuch exhibió a un gobierno, cuando no paralizado, completamente rebasado.
Peeero esto no para aquí, los escándalos de corrupción están a la orden del día, tanto en el gobierno federal, como en el CEN de Morena. Por eso, nuestro Personaje de esta semana es la mismísima Yeidckol Polevnsky, o Citlali Ibáñez para los cuates (…)
Parece ser que no solo el matrimonio Ackerman-Sandoval se sirve con la cuchara grande, sino que todos en la 4T han dejado de un lado los preceptos de “no mentir, no robar y no traicionar” del presidente López Obrador y saben que, ante la ausencia de un futuro prometedor, más vale pájaro en mano, que un ciento volando, por eso la exdirigente de Morena, Yeidckol Polevnsky, hizo de la suyas tras su paso por el partido de tan corta vida” hasta aquí parte de la transcripción de la columna que exponía a la mujer que tuvo las riendas de Morena y alzó varias guirnaldas, menos la suya y es que recordemos que justo en ese tiempo, se ratificó la denuncia penal presentada por en CEN de Morena, ahora a cargo de Alfonso Ramírez Cuéllar, en contra de Polevnsky en la Fiscalía General de la República (FGR) por presunto daño patrimonial y peculado por el pago de contratos a dos empresas por 395 millones de pesos por obras de remodelación que no se realizaron. Con la demanda, se pretende que se le restituya al partido la totalidad del monto pagado a las cuentas del empresario queretano Enrique Borbolla García.
Pero ni ha sido el primer escándalo, ni será el último y al parecer estas condiciones llevaron al partido de la esperanza de México a abrirse a nuevas posibilidades de fortalecer sus aspiraciones al 2021 y para ello la puerta quedó abierta y el Partido Verde Ecologista de México fue el primero en ingresar a la casa morenista para concretar una alianza.
Sin embargo no todo ha sido fácil ni tampoco será miel sobre hojuelas, a pesar de que el presidente de la república goce al día de hoy de un porcentaje muy bueno, al tener un 62% de aprobación, y haber subido tres puntos porcentuales a inicios de octubre, la realidad es que esto no es tan seguro que garantice que quienes contiendan bajo las siglas de Morena, tengan un éxito augurado. Para caso específico basta citar la alianza que se cayó en el estado de Hidalgo, presuntamente porque no se llegaron a los acuerdos en el reparto de posiciones y es un tema que incluso utilizó a modo de sátira Gerardo Fernández Noroña al hacer alusión a la “alianza entre españoles y tlaxcaltecas” y es que el presidente López Obrador lo dejó prácticamente vestido y alborotado al no mover un dedo, para que Fernández Noroña dirigiera la presidencia de la Cámara de Diputados, quedándose a un pasito, por tener en su equipo a Mauricio Toledo, considerado a pesar de ser de izquierda, un enemigo de la 4T.
Esto deja en claro que el presidente estará muy atento para las alianzas y los candidatos, en donde lo que se va a pedir es honestidad, calidad moral, trabajo, compromiso social, cero escándalos, cero acusaciones de corrupción o algún delito, transparencia en cuentas y lealtad total a la Cuarta Transformación y muchos requisitos más.
Por eso que nadie cante victoria, ni en Colima, ni en el resto del país, las condiciones para ser merecedor de una candidatura han cambiado para Morena y sus aliados, y es que nadie puede ir en contra de las pautas dictadas por el presidente, y si Morena, PT y PVEM quieren que López Obrador de su aval para las candidaturas, deberán ser muy cautelosos para escoger a sus abanderados. Esperemos al tiempo y las definiciones.
Enviado desde mi HUAWEI P30 lite

A %d blogueros les gusta esto: