Jiménez Espriú mostró desacuerdo por militarización de puertos

Todavía al frente de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú se mostró en desacuerdo contra la iniciativa de Morena de militarizar los puertos de México, motivo que lo llevó a renunciar en días pasados.

El 30 de octubre de 2019 el ahora exfuncionario compareció ante la Cámara de Diputados en el marco del debate de una iniciativa para desaparecer a la Marina Mercante y que en su lugar la Secretaría de Marina (Semar) se hiciera cargo de los puertos.

Jiménez Espriú detalló que solo 11 de los 117 países que conforman la Organización Marítima Internacional tienen control militar en sus puertos y criticó que la SCT nunca fuera consultada en el tema.

No estamos de acuerdo, de ninguna manera, en lo que se plantea de llevar a la militarización una actividad que es eminentemente civil”, sentenció.

Inclusive, señalaron diversas fuentes, Javier Jiménez Espriú amenazó con renunciar a su cargo desde diciembre pasado si se aprobaba el dictamen, que se congeló en la Comisión de Gobernación de la Cámara Baja.

El pasado 17 de julio, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que las aduanas terrestres, marítimas y puertos de todo México estarán a cargo de las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y de la Marina (Semar).

La decisión, dijo, fue tomada “para que haya seguridad, se evite la introducción de drogas”.

Por el mal manejo, la mala administración de puertos, la corrupción, el contrabando, la introducción de droga a territorio nacional, hemos tomado esa decisión que estoy dando a conocer al pueblo de México desde Manzanillo”, detalló.

Y este sábado, el mandatario mexicano anunció que la secretaria de Gobierno de la Ciudad de México, Rosa Icela Rodríguez, será la titular de la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante.

Pero en oficios con fecha del 4 y 5 de noviembre enviados a la Cámara de Diputados, la SCT calificó la supervisión y administración de actividades estrictamente comerciales por parte de la Semar como “contravenir el espíritu antimilitarista del Estado mexicano”.

El que la Semar cuente con atribuciones que por su naturaleza no le corresponden implica una afectación al régimen democrático de nuestro país y un retroceso en la actividad marítima que por su esencia corresponde al ámbito civil y comercial”, señaló.

Agregó que es ineludible que la regulación de la actividad marítima recaiga sobre la SCT al ser esta dependencia la que tiene a su cargo los medios de transporte y las comunicaciones, además de ser capaz de llevar a cabo un reordenamiento e impulsar la Cuarta Transformación en los puertos bajo un proyecto integral.

Las Capitanías de Puerto merecen ser reivindicadas y la comunidad marítima portuaria respalda plenamente esa premisa indispensable para la marina mercante”.

Finalmente, el mismo día del anuncio de la militarización de los puertos y aduanas, Javier Jiménez Espriú presentó su renuncia como secretario de Comunicaciones y Transportes.

La razón, “mi diferendo por su decisión de política pública, de trasladar al ámbito militar de la Secretaría de Marina, las funciones eminentemente civiles de los puertos, de la Marina Mercante y de la formación de marinos mercantes, que han estado a cargo de la SCT desde 1970.”

Con información de El Universal y López-Dóriga Digital

A %d blogueros les gusta esto: