Columna | Estrategia Pública

Moto taxis en controversia… La Columna del Mtro. Abel Palomera Meza.

Las llamadas moto taxis, que se consideran por muchos un medio de transporte público para recorrer cortas distancias, de manera fácil y a bajo costo, han sido en el estado de Colima una fuente de debate público, discusión política y controversia legal. Desde su llegada de manera pública en junio de 2017 por cortesía del C. Rafael Mendoza Godínez, Presidente Municipal de Cuauhtémoc, mediante la inauguración de la denominada Ruta Comunitaria, han experimentado un acelerado proceso de expansión que les ha llevado a estar, al día de hoy, aunque con cuestionable legalidad, en 7 de 10 municipios.

Presentadas en Cuauhtémoc como un programa piloto, sin autorización de la Secretaría de Movilidad del Poder Ejecutivo del estado de Colima, las moto taxis comenzaron a recorrer ese municipio con el aval de su Cabildo, el que aprobó adecuaciones normativas y la atribución de otorgar permisos o licencias municipales de funcionamiento comercial. Un año después, en 2018, las moto taxis comenzaron a circular en Coquimatlán y Armería, aunque sin la autorización de sus Cabildos, lo que prevalece hasta el día de hoy. En 2019 se les pudo ver, por primera vez, en Comala, municipio que propuso cambios a su Ley de Hacienda, los que aprobó el Congreso del Estado, abriendo la puerta “legal” para su funcionamiento.

En el mismo año 2019, las moto taxis llegaron a Manzanillo, pero el Cabildo de este municipio no ha otorgado su autorización para que operen, aun con ello circulan por diversas partes de la cabecera municipal. En Tecomán, aunque se sabe las moto taxis tienen mucho tiempo recorriendo sus vialidades, sobre todo en la comunidad de Cerro de Ortega, el tema ya se analizó en Cabildo, no quedando clara su autorización. En Villa de Álvarez las moto taxis obtuvieron el apoyo de su actual Alcalde, C. Felipe Cruz, por lo que el Cabildo ya revisó, estudió y aprobó un punto de acuerdo que es el primer paso para su funcionamiento en este municipio.

Con presencia en 7 de 10 municipios y, hasta donde se sabe, más de 130 moto taxis en circulación por todo el estado, parecería que han llegado para quedarse. Además de la Secretaría de Movilidad, sólo la Presidenta Municipal de Manzanillo, C. Griselda Martínez, y el Presidente Municipal de Colima, C. Leoncio Sánchez, se han pronunciado públicamente en oposición a este medio de transporte, en tanto el Congreso del Estado no reforme la Ley de Movilidad Sustentable para el Estado de Colima, a fin de incorporar a las moto taxis como permitidas. Por ello, desde el año 2017 existe una lucha legal entre el Poder Ejecutivo Estatal y el Ayuntamiento de Cuauhtémoc, aunque poco a poco se han sumado más gobiernos municipales a esta batalla.

Sobre todo lo anterior es obligado preguntarse: ¿Son legales las moto taxis como medio de transporte público de personas en el estado de Colima? La postura oficial de la Secretaría de Movilidad, según sus titulares, es que no, tanto porque no están contempladas en la Ley como porque son vehículos que no garantizan la seguridad de los pasajeros. La postura de sus impulsores, entre quienes podemos mencionar al Presidente Municipal de Cuauhtémoc,

C. Rafael Mendoza, así como a Sociedad Cooperativa Colimán y Cooperativa de Mototransportistas Unidos de Colima, es que sí, pues, según se menciona, la Ley del Municipio Libre y la Ley de Movilidad Sustentable otorgan esta facultad al Ayuntamiento.

¿Qué dice la Ley de Movilidad Sustentable para el Estado de Colima sobre las moto taxis? La respuesta es nada. No están consideradas. No se mencionan ni una sola vez. No están en la Ley. ¿En qué podrían estarse basando entonces quienes apoyan la circulación de las moto taxis en la entidad? El primer sustento se encuentra en el inciso h) de la fracción V del artículo 90 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Colima, el que señala que “V. Los municipios, en los términos de las leyes federales y estatales relativas, estarán facultados para: h) Intervenir en la formulación y aplicación de programas de transporte público de pasajeros cuando aquéllos afecten su ámbito territorial;”

Asimismo, podrían estar utilizando lo establecido en la fracción IV del numeral 1 del artículo 22 de la Ley de Movilidad Sustentable, la que señala: “Artículo 22. Atribuciones de los Ayuntamientos. 1. Los Ayuntamientos, en materia de movilidad, dentro de su ámbito de competencia territorial, tendrá las siguientes atribuciones: IV. Participar, en atención a sus condiciones territoriales y socioeconómicas, así como a su capacidad financiera y administrativa, de manera coordinada con el Poder Ejecutivo Estatal, en la formulación y la implementación de políticas, planes y programas de movilidad urbana sustentable; así como para la planeación, la construcción y la conservación de la infraestructura que para este servicio se requiera;”

¿Quién tiene razón? No lo sabemos, pues más allá de opiniones e interpretaciones, resolverlo es una tarea que sólo le corresponde a la autoridad jurisdiccional y estaremos a la espera de ello. Lo que sí conocemos es que la entrada y circulación de las moto taxis en diversos municipios ha sido claramente desafiante por sus impulsores. Lo ha sido también por algunos gobiernos municipales, los que a sabiendas de que la Secretaría de Movilidad ha señalado oficialmente a las moto taxis como ilegales en su modalidad de transporte público de personas, han autorizado mediante Cabildo el otorgarles permisos municipales de funcionamiento. Esto ha causado polarización al respecto, la que a decir de la Secretaría de Movilidad, se resolverá una vez que la Suprema Corte de Justicia de la Nación determine qué autoridad, si la estatal o la municipal, ha actuado en desapego a la norma.

La solución ha estado ahí desde el principio. Si se decide que las moto taxis son necesarias para cubrir una necesidad de los colimenses, basta con una reforma que las incorpore a la Ley de Movilidad. De hecho, en agosto de 2017, dos meses después de la llegada de las moto taxis en Cuauhtémoc, las entonces Diputadas Locales Martha Sosa, Edith Velázquez, Gabriela Sevilla y Norma Padilla presentaron una iniciativa para lograr este propósito, la cual casi tres años después no ha sido revisada, estudiada ni dictaminada. En caso de decidirse que no se quiere moto taxis en el estado, basta también con prohibirlas de manera contundente en la misma norma. Sin duda, el Poder Legislativo tiene, en este difícil tema, una tarea pendiente. No sabemos si hay moto taxis para rato, pero sí habrá todavía más capítulos de debate, deliberación y discusión sobre ello. Quedaremos a la espera de lo que siga. Nos leemos en la siguiente participación.

A %d blogueros les gusta esto: